Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 22 octubre, 2019
NOTICIAS LOCALES

Los periodistas son cada vez más cautelosos al nombrar a los autores de la violencia masiva

Cuando el editor de política del Tampa Bay Times, Steve Contorno, se dispuso el mes pasado a escribir sobre el recuerdo de los tres años de la masacre de Pulse Nightclub, tomó una decisión consciente. Él no iba a nombrar al pistolero.

"Esta historia no era sobre él", dijo Contorno. “Esto fue sobre los sobrevivientes, lo que han superado y con lo que continúan luchando. Era su historia que contar”.

Cada vez más, los periodistas están pensando en cómo se presentan las historias sobre la violencia masiva. Los murmullos de este debate comenzaron después de Columbine hace 20 años. ¿Nombrar a los autores o citar a partir de sus manifiestos retorcidos anima a copiar a estos tipos? ¿Glorifica la violencia? En los últimos años, las autoridades policiales han comenzado a tomar una posición, algunos se niegan a pronunciar el nombre de un hombre armado después de los actos de matanza.

Los periodistas se han vuelto introspectivos, equilibrando el propósito esencial de arrojar luz sobre circunstancias atroces sin dejar que los maníacos dominen la narrativa.

"¿Cuándo la publicidad es dañina para la sociedad y cómo conciliar eso con nuestro deber de informar?", Pregunta Contorno. Es una pregunta importante.

No mucho después de que empecé mi último trabajo en Oregón, un estudiante de una universidad comunitaria de 26 años irrumpió en un aula y abrió fuego, matando a un profesor y ocho estudiantes. Eso fue hace cuatro años. Nombramos al tirador y finalmente trabajamos duro para entender quién era él. Pero una buena parte de la cobertura no lo nombró en absoluto, o lo mencionó con moderación. Su identidad simplemente no importaba. Otras redacciones habían comenzado a adoptar posiciones similares antes y después.

Kelly McBride, quien preside el Centro de Ética y Liderazgo Craig Newmark en el Instituto Poynter, recientemente notó este cambio. Tras el tiroteo en Virginia Beach en mayo, la mayoría de las organizaciones de noticias se abstuvieron de nombrar al hombre armado que mató a 12 personas.

"En el número pequeño de historias donde los periodistas consideran que el nombre es relevante, generalmente aparece en un tercio de la historia", anotó McBride en su columna en el sitio de Poynter. "Los nombres de los sospechosos rara vez aparecen en titulares, resúmenes iniciales o tweets".

Amy Hollyfield es nuestra editora adjunta de noticias. En los últimos meses, ella ha dirigido un comité de redacción que examina nuestras políticas y pautas internas, desde cómo nos comportamos en las redes sociales hasta cómo manejamos las malas palabras en nuestras historias. Una de las políticas que estamos elaborando se refiere a los principales actos de violencia.

"Creo que es nuestra responsabilidad en los momentos decisivos de una historia reportar la noticia", dijo Hollyfield. "La identidad del autor, los antecedentes y el perfil de esa persona, son partes esenciales de las noticias de última hora".

Hollyfield cree firmemente que debemos ayudar a explicar estas tragedias, y eso significa, en casos de violencia con armas de fuego, nombrar al tirador. También es fundamental que profundicemos en las circunstancias como parte de nuestro rol de guardianes para comprender mejor los males de la sociedad. Pero a medida que pasa el tiempo, ella piensa que deberíamos ser más cautelosos. Estoy de acuerdo en todos los aspectos.

"No debería ser un reflejo de que cuando escribimos sobre el aniversario de un tiroteo o hacemos referencia a un tiroteo, nosotros nombremos al tirador", dijo.

En el club nocturno de Orlando, 49 víctimas murieron a manos de un pistolero en las primeras horas de la mañana del 12 de junio de 2016. Más tarde ese día, Contorno arrojó algo de ropa en una maleta y se dirigió a Orlando. Formó parte de un equipo de periodistas que intentaron explicar a los lectores lo que sucedió mientras capturaban el dolor devastador que había causado. Ahora, tres años después, piensa en cómo debemos manejar estas horribles tragedias.

"Estas son conversaciones realmente importantes para tener en nuestra sala de redacción y como industria, de modo que, si la desolación llega a nuestra comunidad, actuemos de manera responsable", dijo Contorno. "Tú nunca quieres estar en una posición de decir: 'Lo haremos mejor la próxima vez' cuando hay una oportunidad de aprender ahora".

 

***

NOTICIA LOCAL: Los expertos dudan que los caimanes mataron a un joven de 16 años, encontrado muerto la semana pasada en St. Pete

NOTICIA LOCAL: La marea de sargazo llegó a la costa turística de Florida para quedarse

Comments