Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
lunes, 24 junio, 2019
NOTICIAS LOCALES

Católicos en Tampa ayudan a los de Cuba

TAMPA--Cuando finalice la obra, será el primer templo católico que abrirá sus puertas en Cuba en 55 años de la revolución comunista. Y será también la primera vez que dos comunidades católicas a ambos lados del Estrecho de la Florida estén sumando esfuerzos conjuntos para la realización de una obra de largo aliento.

Se trata del proyecto de construcción de la parroquia del municipio de Sandino, en la provincia de Pinar del Río. La parroquia representará el ‘hermanamiento’ de San Lorenzo, en Tampa, una comunidad erigida con el impulso de exiliados cubanos en 1959, y el Sagrado Corazón de Sandino, al oeste de la isla.

Sandino fue uno de los llamados ‘pueblos cautivos’, creados por las fuerzas revolucionarias de Castro hace más de cuatro décadas. Los ‘pueblos cautivos’ sirvieron para reubicar y controlar a los campesinos y sus familias de la zona del Escambray que habían sido acusados de apoyar a grupos de insurgentes.

El nuevo templo tendrá capacidad para albergar a unas 200 personas. Ocupará un terreno de 800 metros cuadrados en el centro de la ciudad.

“Desde hace muchos años se quería levantar un templo, pero no se había podido”, dijo el sacerdote cubano Cirilo Castro, párroco de Las Martinas y Sandino. “Finalmente podemos decir que ya está en camino”.

Castro llegó recientemente a Tampa para reunirse con las autoridades eclesiásticas locales y reunir donaciones para la construcción de la iglesia de Sandino. En su maletín de viaje, el sacerdote cubano trajo consigo el permiso de construcción.

Los trámites para obtener el aval del gobierno cubano tardaron cuatro años. Según Castro, el proceso pudo haberse demorado por el recelo de las autoridades cubanas sobre la posibilidad de que la Iglesia Católica cubana tenga posibilidades de seguir avanzando.

“Como va a ser la primera parroquia en tanto tiempo, quizás esto asusta y preocupa en La Habana. Pero no solo es una preocupación para el gobierno cubano. Nosotros sentimos también una gran responsabilidad”, indicó Castro. “Pero felizmente ese embrión que comenzó en 2010, ya tiene pies y manos”.

Castro aseguró que la jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del gobernante Partido Comunista, Caridad Diego, apoyó la iniciativa.

“La gente podría decir que en Cuba se perdió el catolicismo, pero eso no es cierto”, dijo Castro. “La familia de la fe ha permanecido. De hecho, estamos mostrando los frutos de esas raíces”.

Las autoridades cubanas están siguiendo con atención el proyecto en Sandino, “una ciudad donde las necesidades siempre están ahí, como en todas partes”, explicó Castro.

“Pero hay otro abanico de realidades y necesidades que son más graves que el mismo problema político, como el deterioro que hay en la familia y la situación económica”, indicó Castro. “Hay mucha gente, por ejemplo, que está emigrando de la ciudad al campo para sembrar. Y esto es porque lo que siembran, es lo que comen”.

La visita de Castro pone de relieve el interés y compromiso de la Iglesia Católica para abrir las puertas a una obra que marcará una connotación religiosa importante.

Durante décadas, Cuba hizo a un lado el catolicismo e instauró un régimen de mano dura. En ese marco, las relaciones entre el régimen cubano y la Iglesia Católica estuvieron caracterizadas por momentos de crisis, tensiones y desencuentros.

Pero las relaciones mejoraron tras la histórica visita del Papa Juan Pablo II en enero de 1998. Doce años después, La Habana abrió un inédito diálogo con la jerarquía católica en la isla.

Las negociaciones propiciaron la excarcelación de presos políticos y su salida a España y otros países. También convirtió a la Iglesia Católica en un interlocutor del gobierno. Sus solicitudes comenzaron a ser escuchadas.

Así, a fines de 2010, las autoridades católicas en Cuba inauguraron la nueva sede del seminario de San Carlos y San Ambrosio, en donde se formarán los futuros sacerdotes. El seminario, a 17 kilómetros al sureste de La Habana, reemplazó un complejo similar expropiado en 1966. Su construcción empezó en el 2006. Tiene ocho edificios con salones de clase y dormitorios para sus estudiantes. Asimismo dispone de oficinas administrativas, capilla central, unidad de servicios, un edificio principal para la rectoría y biblioteca.

En el caso de Sandino, Castro dijo que el templo servirá para acoger a decenas de católicos de la localidad.

“Este templo tendrá la buena y sana intención de unir aún más a los feligreses que tienen la costumbre de ir a misa los domingos a una casa culto en el patio de una casa, donde solo hay techo y paredes”, precisó Castro.

En Cuba existen alrededor de 2,000 casas de culto. La mayoría empezaron a establecerse en la década de los 80. Las casas culto han sido reconocidas por la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba como ‘fortalezas mayores de la Iglesia’.

El hermanamiento entre Sandino y San Lorenzo fue propuesto inicialmente por el párroco de esta última, Thomas Morgan. La iniciativa se consolidó en 2010 con la primera visita de Castro a Tampa.

Posteriormente, en 2013, el obispo de Pinar del Río, Jorge Enrique Serpa, llegó a Tampa para impulsar la alianza y dar empuje a una nueva colecta de fondos para la parroquia de Sandino, que en ese momento alcanzó $9,000.

El proyecto requiere una inversión de $90,000. Adicionalmente, se necesitan $40,000 para los salones y la casa parroquial. Actualmente se han reunido fondos y donaciones por aproximadamente $33,000, dijo Ramón Hernández, párroco de San Lorenzo. La obra completa está presupuestada en $170,000.

En marzo, Hernández viajó a Cuba para reunirse con el obispo Serpa y entregarle personalmente $6,000 en donaciones. Añadió que en esta etapa del proyecto es importante contar con la solidaridad y el apoyo de todos para seguir en marcha.

“Les agradeceremos profundamente su generosidad, muy ligada a las raíces de esta comunidad de San Lorenzo, que creció precisamente a partir de 1959 cuando comenzaron a llegar a Tampa refugiados cubanos que hoy, con sus descendientes y otras migraciones, conforman nuestra comunidad multicultural”, dijo Hernández.

Comments