Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
viernes, 16 noviembre, 2018
NOTICIAS LOCALES

Respeto para las madres

Especial para CENTRO Tampa

TAMPA. En este mundo globalizado, para poder reunirnos en familia, muchas veces tenemos que viajar con los pequeños. Nosotros somos viajeros frecuentes y sabemos lo complicado que resulta.

Desde que somos padres tratamos de llegar al aeropuerto más temprano que de costumbre porque el proceso con niños puede ser más complicado. Siempre vamos con paciencia porque parte de la experiencia de ser padres de trillizos es que te llenas de niños y paciencia. En el primer viaje internacional que hicimos con ellos en avión estábamos medios perdidos. Pero ahora ya sabemos el procedimiento y los pasos a seguir cuando llevas tres sillas infantiles para el auto y tienes que cargar con leche, agua, comida para entretener a los niños, colchitas, pañales, toallitas, coche doble (o triple) y trillizos.

Perdí la cuenta de los viajes de los pequeños. Hemos ido en vuelos con escala, de hasta cuatro horas, y dos adultos con los tres, ya que, como se portan bastante bien en el avión, no nos da temor llevarlos.

Eso sí: hemos establecido una rutina para movernos con facilidad y evitarles a ellos (y al resto de los pasajeros) un mal rato. Si los niños se sienten mal, todos podrán llegar a sentirse incómodos porque los tendrán que oír gritar sin cesar. Por eso, generalmente, la paz de los niños garantiza la felicidad del vuelo.

Siempre nos había ido muy bien hasta que tuvimos que tomar un avión de Filadelfia a Tampa. Para empezar, la empleada del mostrador de la aerolínea fue sumamente hostil y sin motivo aparente desde la primera palabra que emitió cuando nos pidió documentos. Íbamos dos con los trillizos, así que llegamos con dificultad arrastrando un montón de equipaje.

Para lo que no estaba preparada era para que se negaran a responder cuántas maletas podíamos llevar sin cobro extra. En este caso, como viajera frecuente, esperaba que todos estuviéramos cubiertos. Pero como cada aerolínea es distinta siempre es bueno confirmar.

La empleada preguntaba solo cuántas maletas tenía sin responderme. Estuvo así hasta que vio a los varones sentados y muy tranquilos en nuestro coche doble cuando ordenó que los bajara porque no podía llevar el coche hasta la puerta de embarque porque calculaba que era muy pesado. Le expliqué que habíamos viajado con el mismo coche sin ningún problema, pero solo atinó a decirme que la norma de la aerolínea era 20 libras para que los estibadores de embarque no se lastimaran.

Sin ánimo de discusión y en busca de atención más cordial y respuestas fuimos al mostrador de prioridad para facturar como viajera frecuente.

Con mucha dificultad volvimos a mover dos asientos de auto, tres maletas, un equipaje de mano, el bolso de los pequeños, el coche y a la niña caminando.

Enseguida nos respondieron sin problemas hasta que una de las empleadas del mostrador principal se le acercó a la que nos atendía y le susurró que nos quitara el coche porque pensaba que era pesado. Con asombro, pero sin pensarlo, ni dar motivo, nos dijo que bajáramos a los niños, incluso antes de entregar las maletas. Volví a preguntarle y al recibir la misma respuesta volví a explicarle y ante una segunda negativa solo le rogué que, primero, recogiera las maletas para evitar el caos de estar llenos de equipajes con tres niños sueltos. Al final, bajamos a los niños allí, por gusto, porque ellas solo querían pesar el coche y tuvimos que entregarlo en otro mostrador más apartado.

De ahí cargamos a tres niños de 25 libras cada uno entre dos personas hasta la puerta de embarque con un bolso y una maleta de mano. Los agentes de TSA preguntaron horrorizados dónde estaba nuestro coche. No podían creer que lo habían retirado.

El resultado fue dos niños gritando, uno rajado en llanto por al menos una hora antes de embarcar y los pasajeros mirando espantados.

Todo este drama para evitar que los estibadores cargaran más de 20 libras. Yo me pregunto: ¿Acaso en la oferta de empleo no especifican qué parte del trabajo es cargar? Es increíble que ellos no puedan ejercer su trabajo bajando un coche por una escalera, y que las madres tengamos que cargar más de 50 libras desde el mostrador hasta la puerta de embarque sin que nos ofrezcan soluciones.

Comprendo que quieran evitar que sus empleados se lastimen, pero si a las personas con impedimentos en el aeropuerto les ofrecen sillas de ruedas y otras facilidades, entonces deberían hacer lo mismo con las familias que tienen niños y darles coches, en caso de que les permitan llevar el suyo. Por mi parte llamaré a la aerolínea y al aeropuerto para expresar mi decepción ya que las madres somos las que garantizamos el futuro y merecemos consideración y respeto.

Puedes encontrarme en Facebook o Instagram @ABCDERoseFamily.

Evora es periodista y puedes seguirla por instagram: @Lizzevora

Comments