Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
viernes, 15 diciembre, 2017
DEPORTES

La hora de Guenzatti

Por Juan Carlos Chávez

CENTRO Tampa

TAMPA-- Su conexión con la pelota y el fútbol se dio en las calles de Montevideo cuando era un chico de 4 años. Quizá sin árbitro, quizá sin campo de césped, pero con el ímpetu y la entrega de la persona que sueña en grande.

Su nombre es Sebastián Guenzatti, atacante uruguayo y de 26 años que acaba de firmar con los Tampa Bay Rowdies después de un paso exitoso y, a la vez, accidentado, en el popular Cosmos, de Nueva York.

Hijo de una familia de clase media, Guenzatti llegó a Estados Unidos de la mano de sus padres, quienes decidieron abandonar Uruguay debido a la crisis económica de hace dos décadas. Fue un paso inevitable y sacrificado, pero al mismo tiempo vital para consolidarlos y tentar nuevas posibilidades.

Guenzatti llegó a los Rowdies hace unos días tras jugar aproximadamente cuatro años en el Cosmos y superar una lesión en la rodilla izquierda, en octubre del año pasado, que estuvo al borde de poner en riesgo su carrera profesional y su estabilidad económica.

Superado el impase, Guenzatti arribó a Tampa para ser campeón y contribuir al éxito del conjunto verdeamarillo en la Liga de Fútbol de Estados Unidos (USL, por sus siglas en inglés).

CENTRO Tampa no dejó pasar la oportunidad para entrevistarlo. Esto fue lo que nos dijo.

CENTRO Tampa (CT): Tu contrato con los Rowdies se establece en un momento determinante de tu carrera. ¿Estás satisfecho?

Sebastián Guenzatti (SG): Estoy muy contento con esta oportunidad. Siento que me estoy incorporando a un equipo muy bien organizado y puedo decir que me siento como si estuviese en casa.

CT: ¿Cómo se concretó la firma del contrato?

SG: La propuesta llegó por gente del medio y mi paso por el Cosmos de Nueva York y de los partidos en la Liga. Me dieron la oportunidad de venir y estuvieron muy contentos con la prueba y en los primeros dos o tres días que estuve practicando. Lo principal era ver que el problema de la rodilla había sido completamente superado.

CT: ¿Cuándo llegaste a Florida?

SG: Llegué a Saint Petersburg hace un par de semanas. Regresé unos días a Nueva York y vine el domingo para quedarme a entrenar y agarrar el físico de nuevo para estar listo y seguir las órdenes del técnico.

CT: Eres el único uruguayo en el equipo, ¿verdad?

SG: Soy el único uruguayo. En el Cosmos también era el único uruguayo, pero estamos por todos lados en el fútbol y de a pocos estamos poblando el circuito (risas).

CT: La lesión de octubre pasado fue difícil. Pero ahora todo está superado, como nos decías hace unos minutos. Cuéntanos más detalles sobre ese capítulo de tu carrera.

SG: La lesión ocurrió el 9 de octubre en la ciudad de Ottawa y a cuatro partidos de la final. La verdad es que fue una lástima porque estaba en mi mejor momento futbolístico y mi ritmo estaba muy bueno. Cuando volví a Nueva York me hicieron todos los chequeos a la rodilla. Por suerte solamente fue el ligamento cruzado y no otras cosas más que es normal cuando uno se rompe el ligamento. Después vino la crisis del Cosmos y el hecho de que no se sabía si iban a terminar. La verdad es que fue un momento muy difícil.

CT: Superado el impase, ¿cómo asumes esa experiencia?

SG: Me quedo con los buenos momentos porque los malos prefiero olvidarlos.

CT: ¿Qué te dejó la experiencia con la camiseta del Huracán, en la segunda división uruguaya? Fueron ocho meses, ¿verdad?

SG: El paso en el Huracán fue intenso porque, como sabrás, allá el fútbol es muy complicado y se lleva con mucho sacrificio. Tenía que tomar tres autobuses para llegar al entrenamiento y eran dos horas de carretera…en fin. Se sufre mucho pero también se aprende. Entré al Cosmos en el 2013 y con Huracán fue en el 2012.

CT: ¿Hay alguien más en tu familia que juegue profesionalmente?

SG: Soy el primero. Pero toda mi familia, hasta las mujeres, incluyendo a mi mamá, a mis tías, etcétera, saben más de fútbol que cualquier otro. Puedo decir que se lleva el fútbol en la sangre.

CT: ¿Cómo fue ese salto de la familia a Estados Unidos?

SG: Mi padre y mi madre decidieron vender todo y venirse a Nueva York. Fue a inicios de la década del 2000. Nada sencillo, pero se hizo con mucha entereza.

CT: ¿Cuál es tu posición de juego?

SG: Soy mediocampista, pero también fui delantero. En el Cosmos me usaron más como mediocampista, pero me siento a gusto con todo lo que tenga que ver con ataque. Me muevo mucho, al estilo uruguayo.

CT: ¿Tienes algún recuerdo de tus inicios a nivel infantil con el fútbol?

SG: Mi madre dice que mi primer gol fue uno en contra (risas). Tenía cuatro años.

CT: ¿Qué tan difícil ha sido la vida para ti, como ser humano y jugador?

SG: Vivo solo desde los 18 años cuando fui a Uruguay, pero nunca me sentí así porque allá tenía familia. Uruguay fue importante porque primero estuve en Peñarol en la sub19, en las inferiores. Luego se dio con el Huracán, un equipo con historia.

CT: Finalmente, ¿qué piensas del momento futbolístico que se vive en Estados Unidos?

SG: Estados Unidos vive un gran momento. Solo pienso que hay que seguir y trabajar para producir talentos jóvenes.

Para mayor información, visite Rowdiessoccer.com

Comments