Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
viernes, 20 octubre, 2017
NOTICIAS LOCALES

Un respiro para la industria del tabaco

[TAMPA]

Por Paul Guzzo

Tampa Bay Times

Los comerciantes de cigarros de Tampa no están listos para encender un stogie (cigarro barato) de victoria todavía, pero tienen más tiempo ahora para argumentarse en contra de las regulaciones federales propuestas que añadirían a sus costos más impuestos. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sisus siglas en inglés) había ordenado a los fabricantes de cigarros que enviaran a la agencia los ingredientes detallados y los procesos de fabricación para cada uno de sus productos, con pruebas de laboratorio, para febrero. Los mismos requisitos se aplicaban a los fabricantes de pipa y tabaco de hookah ( pipas de agua o cachimbas).

Pero a finales del mes pasado, la fecha para losfabricantes de cigarros fue aplazada para aagosto de 2021.

La industria de los cigarros utilizará el tiempo adicional para luchar por la exención de los nuevos requisitos. La legislación propuesta apoya la exención y la FDA parece abierta a ella.

“Esta es una oportunidad”, dijo Eric Newman, presidente de J.C. Newman Cigar Co., la última fábrica de cigarros en funcionamiento en una ciudad que una vez fue la capital de la industria en todo el mundo. “Es una oportunidad para mantener los cigarros en Cigar City”.

En cuestión está la Ley de Control del Tabaco y Prevención del Tabaco (Family Smoking Prevention and Tobacco Control Act), que otorga a la FDA autoridad para regular los cigarrillos electrónicos, los vaporizadores y los puros de la misma manera que los cigarrillos.

Los productos del tabaco que se comercializaban antes de febrero de 2007 están eximidos y no necesitan someterse a las pruebas. Pero los productos de tabaco introducidos después de esa fecha, y antes del 8 de agosto de 2016, necesitan presentar una solicitud demostrando que son similares a los que están eximidos lo que permitiría que esos productos permanezcan a la venta mientras que la FDA revisa la solicitud.

Pero eso es un prospecto caro.

Las evaluaciones de la FDA que demuestran esa “equivalencia” tendrían un precio de entre $ 1,433 y $22,787 por mezcla de puros.

Newman estima que él tiene 500 cigarros que vienen bajo el plazo de agosto de 2016. Afirmó que los costos de las pruebas podrían obligarle a dejar de vender algunas mezclas existentes. Ahora tiene tres años y medio adicionales para presentar los resultados de la prueba.

¿Qué pasará a los puros desarrollados después de la fecha de agosto de 2016? Newman dijo que duda de que los fabricantes estén desarrollando alguno nuevo debido a la incertidumbre sobre el futuro de las regulaciones de la FDA.

Si los requisitos de la prueba se mantienen, dijo, no pueden introducir tantos puros nuevos en el futuro e incluso podría cerrar su fábrica.

Newman se preguntó cómo las operaciones de cigarros más pequeñas y torcidos a mano en Tampa se encargarán de la carga financiera para llenar los requerimientos.

Los fabricantes de cigarrillos electrónicos tendrán un impacto aún mayor, con estimaciones de las pruebas de nuevos productos que llegan a seis cifras. Estos fabricantes ganaron un plazo hasta 2022.

Newman acreditó el cambio político como una nueva esperanza en la industria del cigarro.

“El sentimiento en Washington es que la sobre-regulación mata a las pequeñas empresas”, dijo Newman. “Esperamos que el sentimiento nos dé alivio”.

La FDA dijo que retrasó el proceso de revisión en parte para equilibrar la regulación y el desarrollo de productos que pueden ser menos peligrosos que los cigarrillos.

Eso no encaja bien con los patrocinadores de las nuevas regulaciones, incluyendo a Matthew Myers, presidente de Campaign for Tobacco-Free Kids. El retraso permite que los cigarrillos electrónicos y los cigarros “en sabores como la cereza... permanezcan en el mercado con poca supervisión de salud pública”.

La industria de los cigarros busca la inmunidad sobre la base de que sus productos son naturales, definidos como hechos de 100 por ciento de tabaco. Pero Myers contestó que no existe un argumento convincente de salud pública para justificar el aplazamiento.

El tabaco, dice la FDA, causa más de 480,000 muertes anuales en Estados Unidos.

Otras partes de la Ley de Control del Tabaco permanecen intactas. Por ejemplo, a partir del próximo año, deben colocarse nuevas y mayores etiquetas de advertencia en las cajas de cigarros.

El Senador de la Florida, Marco Rubio, incluyó el lenguaje en el proyecto de Ley de Apropiaciones de la Cámara de Representantes que pide que los cigarros queden exentos de las pautas de la FDA.

Y la FDA dice que planea “solicitar comentarios adicionales y datos científicos relacionados con los patrones de uso y los impactos resultantes para la salud pública de los cigarros premium”. No se ha anunciado ninguna línea de tiempo para el proceso.

“Eso es prometedor”, dijo la abogada Anna Wiand, especializada en productos regulados para GrayRobinson en Tampa. “La FDA dijo específicamente que los cigarros premium no son una gran noticia porque todavía no ha terminado, pero es una buena noticia”.

Comments