Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
domingo, 09 diciembre, 2018
NOTICIAS LOCALES

Un llamado solidario por Alexa

TAMPA- En los primeros días de junio del 2015 la pequeña Alexa, de solo tres meses de nacida, tuvo que ser llevada de urgencia al Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, en La Habana, debido a un cuadro de deshidratación y problemas gastrointestinales.

Dos meses más tarde Alexa estaba de regreso en casa, aunque con una severa limitación física que la marcaría de por vida, ya que sus piernas le habían sido amputadas por negligencia médica del hospital.

“No podía creer lo que le había pasado a mi hija”, dijo Jacqueline Vidal, madre de Alexa, en una entrevista con CENTRO Tampa. Según Vidal el hospital erró en el diagnóstico inicial y no actuó a tiempo cuando una infección generalizada, que la niña contrajo en la sala de emergencias, empezó a comprometer sus extremidades después de 72 horas de haber ingresado.

“Nuestras vidas nunca volvieron a ser las mismas”, agregó Vidal.

La situación de Alexa se dio a conocer hace aproximadamente dos meses con un reportaje de la periodista Karen Caballero, de Radio y Televisión Martí, que casualmente viajó a la isla para visitar a unos familiares. El reportaje hizo un llamado a la opinión pública con el propósito de que alguna organización caritativa interceda para que la niña y su madre pudiesen viajar a Estados Unidos con visas humanitarias y el caso sea visto por especialistas.

Grupos de exiliados cubanos como la organización Miami Medical Team, Prótesis sin Fronteras y el Club Kiwanis respondieron a la petición de la periodista Caballero e hicieron realidad el traslado de la pequeña y su madre a Estados Unidos.

En Miami, personas de buena voluntad como el especialista en prótesis y de origen cubano Armando Quirantes se entregaron a la tarea de buscar un hospital que, de buena fe, aceptase tratar a Alexa sin la preocupación de los gastos de cobertura. Quirantes dijo que en Miami sus gestiones no dieron resultado. La suerte le sonrió cuando encontró una respuesta positiva del Shriners de Tampa.

“Con ellos se nos iluminó el camino”, sostuvo Quirantes.

Con gran corazón y una energía que muchas personas de su edad ya quisieran tener, Quirantes no solo ha hospedado a la niña y su madre en su casa de Miami mientras se afinan los últimos detalles de la operación en el Shriners. También se ha encargado de traerlas en su automóvil para que acudan a sus citas.

Sin embargo dijo que después de la cirugía, Alexa tendrá que seguir una terapia y una rehabilitación de rigor para que se acostumbre a sus prótesis y aprenda a caminar con ellas, un proceso que tomará al menos tres meses de tratamiento en el Shriners y visitas semanales a los especialistas de Tampa. La urgencia de contar con la solidaridad de la comunidad tampeña en este punto es vital, aseguró Quirantes, para proveerles una habitación y hospedajes gratuitos para Alexa y su madre.

“En Tampa necesitamos la ayuda desinteresada de la comunidad para que ellas puedan quedarse sin ningún problema”, sostuvo Quirantes. “Estoy seguro de que alguien responderá”.

Quirantes abrió una página en el sitio Gofundme para buscar donaciones que respalden el proceso de rehabilitación y la fabricación de las prótesis que harán que Alexa vuelva a caminar. El monto que necesitan recaudar es de $30,000, dijo Quirantes. Hasta el momento la cuenta en Gofundme registra únicamente $1,810.

En Tampa Alexa será sometida a una cirugía el 17 de octubre para que en un futuro inmediato la niña pueda utilizar prótesis de alto rendimiento y logre dar sus primeros pasos.

El hospital Shriners aceptó tomar el caso de Alexa en el marco de sus servicios de atención especializada e independientemente de la capacidad de pago de la familia. La solicitud de ayuda fue tramitada por el propio Quirantes, de 81 años, tras agotar toda posibilidad de asistencia en Miami.

Vidal dijo que en Cuba la familia vive en la pobreza y con lo poco que puede conseguir esporádicamente su marido, Jesús Prieto, como repartidor de materiales de construcción. El matrimonio tiene otro niño, Azal, de cuatro años de edad, quien quedó bajo la custodia del padre mientras Vidal resuelve la situación de Alexa.

“Todo esto ha sido terrible y muy doloroso para nuestra familia. Pero felizmente tenemos una oportunidad para que mi hija vuelva a caminar”, indicó Vidal, de 42 años.

La niña ha sido sometida en semanas recientes a chequeos y pruebas de rigor antes de su operación en el Shriners. Vidal dijo que en Cuba toda esta ayuda hubiese sido imposible de conseguir.

“Mi niña nunca ha caminado y hay que darle esa terapia para ver cómo evoluciona con las prótesis que le van a poner”, agregó Vidal.

Maureen J. Maciel, máxima autoridad en cirugía ortopédica y pediátrica del Shriners, dijo que la operación de Alexa será para corregir uno de los huesos que normalmente continúan creciendo después de una amputación como resultado de una infección o trauma severo. Ese crecimiento causa dolor y daños en la piel que posteriormente complican el uso de las prótesis, explicó la especialista.

“Lo que haremos será remover esa parte del hueso que crece y produce dolor para que se le pueda adaptar la prótesis”, añadió Maciel en una entrevista telefónica con CENTRO Tampa.

La especialista indicó que en el proceso de la recuperación de Alexa la parte más compleja que tendrá que pasar la niña será el hecho de que básicamente tendrá que aprender a caminar.

“Ella nunca ha caminado antes de manera que tiene que empezar por eso”, precisó la doctora Maciel. “La operación es importante, sí, pero más compleja aún será la rehabilitación y el uso de sus prótesis”.

Para ayudar económicamente en la recuperación de Alexa visite el sitio Gofundme.com/protesis-para-alexa

Si desea ofrecer hospedaje y transporte seguros a madre e hija, comuníquese con Armando Quirantes al número (305) 773-7721

Comments