Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 19 junio, 2018
NOTICIAS LOCALES

La tradición nunca se olvida

Por Juan Carlos Chávez, CENTRO Tampa / TAMPA - Lucas Lugo tiene solo cinco años, pero a su corta edad ya entiende, y reconoce, el peso de una buena cumbia de estilo colombiano, como ‘La pollera colorá’. Pero no es el único.

También le ponen buen oído a la música y a las tradiciones colombianas Gabriela Álvarez, de 7, su hermanita Antonella, de 4, Nicole Sánchez, de 7, y otros pequeños de edades que están entre los 3 y 13 años y cuyos padres decidieron inscribirlos en un taller como pocos en el área de la Bahía: la Escuela Cultural del Club Colombia de Tampa.

La Escuela fue fundada en el 2009 por iniciativa de María Teresa Cabarcas, esposa y madre de familia quien llegó hace 18 años a Tampa desde la ciudad colombiana de Bucaramanga, capital del departamento de Santander. Desde su arribo, Cabarcas siempre tuvo en mente una idea que se transformó en su norte de vida: jamás hacer a un lado la importancia de las tradiciones y la historia de la tierra de origen.

“Pero aquí me di cuenta de que los niños estaban perdiendo esa cultura del país de uno”, dijo Cabarcas, de 58 años, en una entrevista con CENTRO Tampa. “Por eso creo que es importante que ellos, los niños, sepan de dónde vienen para que alcancen sus metas. Queremos que se sientan orgullosos de sus raíces hispanas y americanas”.

Cabarcas, quien sido profesora y tiene una maestría en Lenguaje y Cultura de la Universidad del Sur de la Florida, dijo que la Escuela es un ‘motor’ donde se alienta el trabajo en grupo, la unión y el entretenimiento. Todas ellas unidas como plataformas para consolidar la educación artística y la excelencia de los menores.

“Cuando decimos actividades lúdicas estamos hablando de un conjunto de tareas realizadas a través del juego, entendido como una herramienta útil del maestro para transmitir una enseñanza que tiene un objetivo, una metodología específica y unos indicadores de evaluación”, dijo Cabarcas.

Agregó que muchos padres de familia tienen el deseo de enseñarles a sus hijos un poco de la historia del lugar y el país que los vio nacer, pero muchos no tienen suficiente tiempo, o acaso existen pocas actividades en su entorno, para que los menores puedan asimilar esas lecciones.

“Qué mejor que lo hagan a través de la Escuela Cultural ya que su principal objetivo es que los niños aprendan acerca de Colombia, pero divirtiéndose”, enfatizó Cabarcas.

Cabarcas señaló que en ese campo de acción, el juego capitaliza mucho de lo que buscan en la Escuela Cultural.

“Jugando en grupo los niños aprenden a respetar las reglas necesarias para la convivencia, ayudar y a recibir ayuda, cooperar y comprender a otros y desarrollar una sensibilidad de tolerancia y respeto hacia las diferencias socioculturales”, afirmó Cabarcas.

El esfuerzo de Cabarcas se enmarca en los objetivos del Club Colombia de Tampa, la organización que cobija a la Escuela para promover la cultura, el folclor, las costumbres y la práctica del español.

El Club Colombia de Tampa es una organización fundada en 1981 que siempre se ha guiado como una entidad totalmente independiente y sin ninguna vinculación de corte político. Su razón de ser y propósito de trabajar en la comunidad local se alimenta por sus iniciativas sociales dentro y fuera de Tampa, así como sus proyectos de alcance comunitario y una agenda cultural que incentiva la creatividad, el emprendimiento y la expresión libre del arte en niños, jóvenes y adultos.

Gladys Ospina, de 54 años y profesora de danza de la Escuela, dijo que el solo hecho de transmitir sus conocimientos de baile y tradiciones colombianas es una gran satisfacción personal. Ospina llegó a Tampa en el 2000. De origen caleño, dijo que lleva el folclor en la sangre.

“Con el Club Colombia y este proyecto cultural voy a cumplir dos años. Y estoy muy contenta”, sostuvo Ospina. “Estamos llevando el folclor para que todo el mundo lo conozca, empezando con los más pequeños”.

Como educadora de amplia experiencia Ospina dijo que la respuesta de los niños y la buena recepción depende muchas veces del momento y el estado de ánimo de los pequeños.

“Ahí tenemos que motivarlos para que los niños cambien inmediatamente”, indicó Ospina. “Yo los motivo para que ellos participen y para que nunca se aburran. Este mes, por ejmplo, se les va a enseñar la historia y las tradiciones de la costa pacífica colombiana”.

Paola Lugo, una madre de familia de origen colombiano que tiene a sus pequeños en la Escuela, dijo que la participación de sus hijos Lucas, de 5, y Noemí, de 3 años, los está ayudando muchísimo en su formación.

“Ha sido algo maravilloso. Ellos estan muy contentos porque aprenden los bailes colombianos, su geografía e historia”, comentó Lugo. “Es una manera muy bonita de enseñarles la cultura colombiana y latina a mis hijos que nacieron en este país”.

Wendy Katz, de origen guatemalteco pero criada en El Salvador, dijo que la iniciativa de la Escuela Cultural del Club Colombia de Tampa es una herramienta formidable.

“Estamos aprendiendo la cultura a través de las danzas y la historia”, dijo Katz.

Agregó que sus hijos, que empezaron hace un año, tienen mucho interés de saber más y más de la cultura colombiana e hispana en general.

Las sesiones de la Escuela Cultural se realizan solo los viernes, cada 15 días, de 6:30 p.m. a 8:15 p.m. Este año las clases se llevarán a cabo en las instalaciones de la parroquia ‘Oak Grove Church of God’, ubicada en 6830 North Habana Avenue.

Cabarcas dijo que los padres que deseen que sus hijos formen parte de la Escuela Cultural solo deben afiliarse al Club Colombia de Tampa pagando una membresía anual de $50 por familia. El importe es necesario debido a que el taller de danza funciona con el respaldo del mencionado club.

Katz destacó que la mejor inversión que uno puede hacer es a nombre de la cultura y educación bilingüe.

“En casa tratamos de mantener el español y preservar las raíces”, dijo Katz. “En ese sentido la Escuela Cultural es una idea buenísima. Mis hijos son bilingües y disfrutan mucho sus clases”.

Para mayor información puede comunicarse con María Teresa Cabarcas al (813) 380-7072 o escríbale a Escuela@Clubcolombiadetampa.com.

Comments