Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
mi�rcoles, 22 mayo, 2019
Centro Top Story

El legado de Anthony Cardoso

TAMPA -Resulta imposible caminar por el parque Centennial, de Ybor City, y no detenerse ante la “Estatua de la familia inmigrante”. ¿Cuántos se han sentido reflejados en ella o se han preguntado curiosos por su origen?

Imponente y sencilla esta familia de bronce que descansa sobre una base de mármol, cuenta un pasaje de la historia de Tampa a través de la vista de su escultor Anthony Cardoso, un hombre con el que Tampa siempre estará en deuda.

Indagando sobre los orígenes de la escultura con la ayuda de Odette Figueruelo, vicepresidenta de Tampa Hispanic Heritage, CENTRO Tampa llegó a las puertas de Antonia Cardoso, hija del escultor y conservadora de su patrimonio artístico. En su casa descubrimos mucho más acerca del hombre que inmortalizó la imagen del inmigrante con sus propias manos.

“La familia de la estatua luce muy parecida a mis abuelos, mi padre nunca dijo quiénes eran, supuestamente es una familia hipotética, pero te puedo decir que mi abuelo tenía ese bigote y mi abuela lucía exactamente como la madre que aparece en la escultura”, contó Antonia Cardoso, de 60 años, quien fue nombrada así en honor a su padre.

Cardoso provenía de una familia de inmigrantes españoles, que llegaron vía Cuba a la Florida. Su hija relató que siempre vivió muy orgulloso de sus orígenes, ya que amaba el hecho de venir de una familia de emigrantes.

“Podría decirte que él usó la imagen de sus padres como modelo para la estatua de los emigrantes. Cuando ves la expresión en la cara del padre de la familia lo ves casi mirando para arriba y me gusta imaginarme que ese es mi abuelo diciendo, “¡Oh Dios! ¿Qué nos espera en esta nueva vida?”, dijo Antonia, quien espera que el legado de su padre sea conocido por las nuevas generaciones.

“Recuerdo estar sentada al lado de mi padre cuando él estaba haciendo la escultura. Lo recuerdo trabajando en la imagen de los niños, yo lo ayudaba con las perchas para hacer estas pequeñas figuras de la maqueta”, dijo Antonia.

Hoy la estatua representa un tributo a todas las familias que emigran buscando un mejor futuro para sus hijos. Antonia dijo que esto sobrepasa cualquier historia detrás de su creación.

Más allá de la reconocida escultura, la obra de Cardoso sobrepasa con creces la imaginación. Mientras Antonia preparaba un café nos deleitarnos husmeando entre los cientos de cuadros, dibujos a tinta y acuarelas que iban contando en silencio el crecimiento de Ybor City.

“Mi padre era una persona adorable, simpática, un maravilloso maestro e historiador”, dijo Antonia. “Adoraba Tampa y sobre todo adoraba Ybor City, la ciudad donde nació. Amaba tanto su ciudad que lo puedes apreciar en todo su arte”.

Cardoso era Instructor de Arte e Historia y Jefe del Departamento de Arte en la Escuela Secundaria Jefferson, además de ser pintor, escultor, artesano, coleccionista y dibujante. Ante la interrogante acerca de cómo podía una sola persona tener tantos oficios y además ser padre de familia, Antonia rememoró orgullosa.

“Creo que podía hacer de todo porque era un intelectual y un gran pensador. Podía hacer tantas cosas porque tenía mucha energía y una gran pasión”, indicó Antonia. “Amaba a las personas, amaba la Historia y amaba enseñar. Cuando pones todo eso junto entonces resulta en una maravillosa y creativa persona”.

Con dos maestrías en la Universidad de Tampa y un doctorado en Filosofía y Artes en el Elysion College de California, Cardoso dedicó su vida a enseñar.

“Un maestro es alguien que desea compartir información que él piensa que más nadie tiene, por eso él quería compartir todo su universo, su arte, su sabiduría. Toda la historia de Tampa e Ybor City la puedes ver en sus pinturas”, dijo Antonia, quien es Doctora en Educación, como su padre.

Antonia agregó que, el Arte, la Historia y su familia fueron las grandes pasiones de Cardoso. De su matrimonio con Martha Rodríguez nacieron dos hijas: Antonia Lynn Cardoso y Michele Denise Cardoso.

“No recuerdo haberlo visto nunca sin una brocha en la mano, sin su paleta y con pintura por todos sus pantalones. Recuerdo su olor a disolvente para pinturas”, dijo Antonia.

“Cuando yo era niña pasaba horas observándolo. Me fascinaba ver lo que era capaz de hacer sin tener ninguna escuela. Yo le preguntaba, ¿Papá cómo puedes hacer todo eso?, refiriéndome a sus pinturas, y él me respondía con sus brazos alzados al cielo. Para mí era suficiente… significaba cuán agradecido estaba del don que Dios que le había dado”, recordó Antonia.

El 17 de junio del 2013 Cardoso falleció víctima de cáncer.

“Cuando estaba ya muy enfermo, recuerdo que él sabía que no le quedaba mucho tiempo de vida, y decía: ‘Cuando yo no pueda pintar y comer, me iré al cielo’”, evocó Antonia sobre los últimos días de su padre.

Orgullosa y alentada por el legado de su padre Antonia confesó que su sueño es poder compartir su obra con todas las personas.

“Me siento muy orgullosa y honrada de ser la hija de Anthony Cardoso. Heredé de él su amor por la creatividad, por eso quiero mostrar su obra. Quiero que todo el mundo, no solo mis hijos y nietos, puedan apreciarla”, dijo.

Cardoso dejó aproximadamente 300 cuadros, sin contar las esculturas, litografías, dibujos en tinta y las piezas que se encuentran en exhibiciones permanentes.

“Él me pidió que diera sus cuadros a personas que saben valorar y amar el arte. Mi sueño es compartir este tesoro para que todos puedan apreciarlo. Sobre todo, los cuadros históricos que cuentan casi todo de la historia de esta ciudad. ¡Hay tanto que quisiera mostrar!”, confesó Antonia.

Para Odette Figueruelo, la obra de Cardoso representa un tesoro para el patrimonio local.

Figueruelo contó que fue toda una sorpresa cuando supo que no solo la admiración la unía a la vida de este hombre.

“Cuando descubrí quién era el padre de Antonia me quedé sorprendida. ¡Su hijo lleva en mi familia como 14 años! Sabía que el padre de ‘Toni’ era artista lo que nunca asocié es que se trataba de Anthony Cardoso el escultor de la estatua de los emigrantes”, agregó Figueruelo. “A mí que me encanta la historia y la cultura. Vivo diariamente la misión del Tampa Hispanic Heritage de preservar y conservar nuestra herencia y que esta señora esté en mi familia, me parece fascinante”.

***

Anthony Cardoso fue representante del Consejo de Arte en Tampa entre 1952 y 1987. Su obra fue exhibida en la Galería Warren de Tampa y en la Tampa Realist Gallery. Participó en exposiciones colectivas en London, París, y Bruselas.

Sus cuadros lucen permanentemente en las paredes del Museo de Minnesota, St Paul, en la colección de arte del Tampa Sports Authority, en el Consejo de Arte de Tampa y en el edificio de Suncoast Credit Union de Tampa.

***

MÁS NOTICIAS: https://www.centrotampa.com/

Comments