Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
domingo, 09 diciembre, 2018
NOTICIAS LOCALES

El Panhandle de Florida tras Michael: “No queda nada”

PANAMA CITY, Florida, EE.UU. (AP) — Linda Marquardt soportó el paso del huracán Michael junto a su esposo en su casa de Mexico Beach. Cuando el agua del mar llenó la vivienda, la pareja huyó escaleras arriba. Ahora el inmueble está lleno de lodo y dondequiera que miren en su comunidad de la franja del noroeste de Florida, hay una devastación total: los barcos de pesca quedaron tirados como juguetes, los tejados salieron votando y los pinos se quebraron como fósforos ante los vientos de casi 250 kilómetros por hora (155 mph).

COBERTURA PREVIA: Imágenes de nuestro equipo periodístico de Times cuenta el daño causado por el huracán Michael

Fila tras fila, las viviendas a pie de playa quedaron tan destrozadas por la marejada ciclónica y los vientos del meteoro que solo quedan losas de concreto en la arena, un testimonio de lo que era la zona cero antes de que el devastador huracán de categoría 4 barriese el lugar, conocido como Panhandle, a mediados de semana. La destrucción en esta y otras comunidades plagadas de playas de arena blanca es catastrófica y se necesitarán miles de millones de dólares para su reconstrucción.

COBERTURA PREVIA: Florida inicia la recuperación tras el pavoroso paso de Michael

"Todos mis muebles estaban flotando”, relató Marquardt, de 67 años. "Un rio bajaba por la calle. Fue horrible, y ahora ya no queda nada”.

Se han atribuido al menos tres muertes a Michael, el huracán más poderoso en tocar tierra en Estados Unidos continental en más de 50 años, y en la madrugada del viernes aún no había acabado: convertido en tormenta tropical desde poco después de llegar a la costa el miércoles, barría el suroeste dejando fuertes lluvias y provocando inundaciones repentinas en zonas tan lejanas como Virginia.

COBERTURA PREVIA: Fotos del huracán Michael cuando tocó tierra en el Panhandle

Los fuertes vientos, los árboles derribados, las calles anegadas por las crecidas y los rescates a conductores atrapados en autos inundados se repitieron en Virginia y en la vecina Carolina del Norte. Aunque las previsiones contemplaban que Michael seguiría perdiendo fuerza gradualmente, más tarde se convertirá en una tormenta extratropical con fuertes vientos una vez comience a cruzar el Atlántico.

En las montañas de Carolina del Norte, los conductores tuvieron que ser rescatados el jueves de autos atrapados en las crecidas. Las intensas rachas de viento tiraron árboles y líneas eléctricas, dejando a cientos de miles de personas sin luz. En las ciudades de Charlotte y Raleigh, en Carolina del Norte, se reportaron inundaciones repentinas. Escenas similares se repitieron en Virginia mientras el meteoro seguía avanzando hacia el mar.

COBERTURA PREVIA: El noroeste de Florida se enfrenta a la devastación un día después de Michael

En total, más de 900,000 viviendas y negocios de Florida, Alabama, Georgia y las Carolinas estaban sin luz.

Mientras, miles de soldados de la Guardia Nacional, policías y equipos de rescatistas tenían mucho trabajo por hacer aún en la zona más afectada: el Panhandle de Florida. Los residentes se enfrentan a una lucha por sobrevivir en un peligroso paisaje de casas y centros comerciales destrozados, con escombros por todas partes.

En una de esas comunidades costeras, Panama City, la mayoría de las viviendas siguen en pie, pero ninguna propiedad salió indemne. El tendido eléctrico y las torcidas señales de tránsito estaban tiradas por todas partes. Los revestimientos de aluminio quedaron hechos girones y algunas casas quedaron partidas por árboles derribados. Cientos de autos tenían los vidrios rotos. Michael dañó hospitales y asilos en la zona, donde las autoridades tuvieron que evacuar a cientos de pacientes.

COBERTURA PREVIA: Fotos del huracán Michael cuando tocó tierra en el Panhandle

“Muchas vidas han sido alteradas para siempre. Muchas familias lo han perdido todo”, lamentó el gobernador de Florida, Rick Scott, que habló de una "destrucción inimaginable”.

Una aseguradora que produce modelos para catástrofes estimó que el huracán causó alrededor de 8.000 millones en daños. Karen Clark & Company, con sede en Boston, hizo pública la estimación el jueves, que incluye daños provocados por los vientos y las marejadas ciclónicas en propiedades privadas residenciales, comerciales e industriales y autos. La estimación no incluye las pérdidas que cubre el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones.

___

Los periodistas de The Associated Press Tamara Lush en St. Petersburg, Florida; Gary Fineout en Tallahassee, Florida; Terry Spencer en Fort Lauderdale, Florida; Jennifer Kay y Freida Frisaro en Miami; Brendan Farrington en St. Marks, Florida; Russ Bynum en Keaton Beach, Florida; Jonathan Drew en Raleigh, Carolina del Norte, y Seth Borenstein en Kensington, Maryland, contribuyeron a este despacho.

Comments