Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
sábado, 17 noviembre, 2018
Centro Local News

De cerca y en persona con la activista Dolores Huerta

DOVER - Al aire libre y en el predio donde se realizan las misas dominicales, en la Misión San José, en Dover, se dio la bienvenida a Dolores Huerta, líder que hizo historia junto al recordado activista César Chávez.

“Desde que tenía 25 años he dedicado mi vida para ayudar a la gente trabajadora, especialmente a los campesinos”, afirmó Huerta.

La visita de Huerta se concretó el 30 de octubre con el propósito de motivar la participación de la comunidad en las recientes elecciones del 6 de noviembre y hacer un recuento de su vida como activista. Congregó a casi un centenar de personas entre niños, jóvenes y adultos.

“Están en tierra sagrada”, dijo una de las organizadoras.

Huerta, de 88 años de edad y de padres de origen mexicano, nació en el estado de Nuevo México. Junto con Chávez fundó la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas (National Farm Workers Association) en 1962, entidad que posteriormente llegó a ser la Unión de Trabajadores Agrícolas (United Farm Workers, UFW).

La activista, quien es también presidenta de la Fundación Dolores Huerta, recordó que en Florida se formó un sindicato laboral con 3,000 trabajadores que, en su momento, contó con beneficios y protecciones laborales, como seguro médico y jubilación.

“Trabajadores del campo con pensión, ¿cómo la ve?”, dijo Huerta.

En su presentación, Huerta elogió el compromiso y arrojo de Chávez por los menos favorecidos.

“César (Chávez) era una persona muy comprometida a lo que fue la causa de los campesinos”, indicó Huerta. “Nunca buscó nada para él. Todo su trabajo era para la gente trabajadora del campo”.

Sobre la situación política y social estadounidense, Huerta fue clara y precisa. Calificó la situación interna de ‘crítica’, especialmente por el riesgo que podrían representar las nuevas órdenes ejecutivas que Trump busca en el corto plazo “para quitarle la ciudadanía a las personas que sus padres no tienen documentos, y eso va a afectar a mucha gente”, aseveró Huerta.

Otro tema que abordó fueron los planes de la administración Trump para fortalecer la seguridad en la frontera con la construcción de un muro para frenar la ola migratoria desde México.

“Nosotros vamos a poner un muro también, pero el muro de nosotros va a estar en el Congreso de Estados Unidos con elegir congresistas que nos puedan proteger, ¿se puede?”, preguntó Huerta.

“¡Sí, se puede!”, respondió el público.

En otro momento de su presentación, Huerta relató con una sonrisa que, cuando conoció al ex presidente Obama en el 2012, al recibir la Medalla Presidencial de la Libertad, él le dijo:

“Te robé tu lema ´Sí, se puede´”. A lo que ella respondió: “Sí, lo hiciste. Me lo robaste”.

En el encuentro con Huerta participaron diferentes organizaciones, como Florida Student Power Network, FLIC Votes, Florida Immigrant Coalition, Young American Dreamers y Faith in Florida. También lo hicieron líderes comunitarios, entre ellos, Lourdes Villanueva, de Redlands Christian Migrant Association (RCMA), y la activista Ana Lamb.

Villanueva agradeció a Huerta por su contribución a mejorar la vida de los trabajadores del campo de Florida.

“Esta persona empezó trabajando hombro a hombro con César Chávez, que muchos conocemos y sabemos. Desafortunadamente por ser mujeres siempre nos quedamos un poquito atrás y no se recibe el reconocimiento que esta persona merece”, afirmó Villanueva.

Mientras tanto, los jóvenes que asistieron a la actividad tuvieron la oportunidad de compartir con Huerta asuntos de actualidad, incluyendo el tema migratorio. Una de estas voces fue Nanci Palacios, estudiante de la Universidad del Sur de la Florida, organizadora comunitaria en el condado de Hillsborough y representante de Faith in Florida.

“Yo tengo DACA [Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia] y desde que pasaron las elecciones en el 2016 mi vida ha sido muy incierta”, indicó Palacios. “No sabemos qué va a pasar”.

Con respecto a la oportunidad de conocer personalmente a Huerta, la joven comentó: “Ella es humilde y estuvo aquí tomándose fotos con nosotros, temprano. Todo lo que imaginé sobre cómo sería este encuentro, así fue”.

Otros asistentes a la presentación de Huerta lo hicieron motivados por el legado y la personalidad de una mujer que nunca abandonó su lucha pacífica.Un caso ejemplar fue el de Valentín Barajas, de 69 años, quien llegó con dificultad desde Auburndale, en el condado de Polk.

“Yo no creía que viniera ella a hacer campaña aquí, en Florida”, afirmó Barajas, de origen mexicano y nacido en Texas. “Es increíble que todavía haya personas como ella y, principalmente, que ande echándole ganas para bien de las comunidades”.

Comments