Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
domingo, 18 agosto, 2019
COLUMNAS

Salir con trillizos a la calle

¿Cómo es salir con trillizos de dos años? La verdad es un poco intimidante y a medida que crecen es más difícil porque cada uno quiere ir por su lado. Esto es aplicable para los padres que tienen varios hijos. Pero no me quejo porque he logrado controlar la situación y ahora disfruto verlos correr y reírse sin estresarme porque me hacen bastante caso, y no se me pierden de vista. A veces quieren hacer su voluntad y si no veo ningún riesgo me hago la tonta porque entiendo que son niños. Mi secreto para que todos podamos disfrutar la salida sin tener que estar gritándoles o asustándoles es mantener el balance entre las normas y la diversión.

Lo primero es enseñarles con mucha paciencia y persistencia la importancia de prestar atención. Luego el peligro de salir corriendo y separarse de la familia, de poder tocar algo sucio, algo caliente o frío. Desde que estaban bien chiquititos comprendimos que no le puedes pedir a un niño (por muy obediente que sea), que se comporte como un adulto. Eso sí, es importante enseñarles normas generales de conducta en la casa y en pequeños paseos por el barrio para evitar pasar un susto y que cuando salgan sepan comportarse y escuchen. En un parque de diversiones o una biblioteca no es el momento de enseñarles a ser pacientes.

Nosotros no somos los típicos padres que salen a pasear con uno o dos hijos. La mayoría de las veces hay más niños que adultos. Por eso tengo que tener la situación bajo control porque no puedo salir corriendo detrás de un niño, tener a un adulto corriendo detrás del otro y perder de vista al tercero. Una de las alternativas que tenemos son unas mochilitas con correas para mantenerlos controlados, pero hasta ahora nunca la hemos usado. Igual comprendo al que las aproveche. Al tener trillizos las compré para evitarme la angustia de perderlos de vista por eso no descarto usarlas en un futuro de ser necesario.

Por fortuna mi estilo calmado pero firme de explicarles me ha funcionado y ya me atrevo a llevarlos sola al parque, a caminar y hasta a hacer compras. Los que me ven salir con ellos se maravillan de lo independiente y al mismo tiempo unidos que son. Incluso cuando tenemos que caminar del auto a través del estacionamiento a cualquier tipo de establecimiento lo puedo hacer relajada. Ellos me siguen muy obedientes por la acera como si yo fuera mamá pata y si uno se entretiene, con solo decir su nombre corre hacia el grupo.

Otro de los casos es cuando no quieren caminar porque están cansados. Para eso nuestra solución es ponerlos en el coche infantil. Aunque al principio puede que protesten luego se quedan tranquilos. No te sientas mal y piensa en padres como nosotros que no podemos llevarlos a todos cargados porque ellos son tres y nosotros solo dos.

La educación de los niños es una semillita que siembras todos los días en cada pequeña o gran decisión y acción que tomas. Los frutos que coseches calmada podrás recogerlos calmada en medio de las situaciones más complejas.

Puedes encontrarme en Facebook o Instagram: @ABCDERoseFamily.

Évora es periodista cubana y puede seguirla en Instagram: @Lizzevora

Comments