Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
martes, 23 octubre, 2018
Opiniones

Sueños de un futuro mejor

Por Mario Quevedo

Especial para CENTRO Tampa

Pasó febrero, el “Mes del Amor”; el mes que nos recuerda el inicio de la guerra de Martí; cuya orden llevó, escondida en un tabaco hecho en una de las fábricas de West Tampa, un buen patriota de aquella época.

Un mes en el que recordamos el asesinato de los pilotos de Hermanos al Rescate. También fue un mes que ha llenado de dolor a la nación y confusión acerca de cómo evitar que se produzcan nuevos hechos que reflejen el asesinato de niños estudiantes en lo que se supone sea el centro de enseñanza. Donde se supone que solo se deban preocupar por aprender, aprobar sus estudios y aceptar la sonrisa del jovencito que encuentra tan especial. Sueños de un futuro mejor.

Y como todos tenemos nuestra opinión y la expresamos, me aseguro de que –como nariz-, yo también tengo una. Y quiero pasarla.

Si por mí fuera, facilitaría el proceso para que se cumpla la ley. Me refiero al hecho de que estoy de acuerdo con la pena de muerte y de que no creo que deban pasar años en apelaciones antes de ser aplicada cuando el acusado ha tenido un juicio formal.

Creo que en los últimos años se ha dejado perder el respeto a los padres, las instituciones religiosas, a los maestros y a los agentes del orden de quienes después esperamos el sacrificio total en momento de emergencia. Si consideramos que alguien o algo se aparta de lo justo, hay formas establecidas para enfrentar la situación. No con la protesta inmediata. Una sociedad violenta y donde el respeto no impere, puede esperar hechos terribles como a los que parece nos estamos acostumbrando

Creo que debe haber control sobre las armas y quien y cuando las puede adquirir o utilizar. Tenemos control sobre quien conduce un automóvil, a qué edad y bajo qué circunstancias. No puede manejar un niño, un borracho, o alguien que quiera viajar a exceso de velocidad. El bien común nos lleva a restricciones razonables. Se de varios; inclusive familiares cercanos, que tienen fusiles militares del mismo tipo que se utilizó en el último ataque. No son armas que sirven para cazar y cuyo único uso es el matar enemigos en la guerra. Encuentro irreal el que un joven que no puede votar pueda tener ese poder de matar.

Creo que las autoridades deben investigar en detalle al que desee comprar cierto tipo de armas. Cuando ese jovencito quiere recibir una licencia para manejar, tiene que pasar un examen; pero no para comprar esas armas.

Por supuesto, que no voy a dejar pasar por alto el hecho de que las autoridades tienen también la obligación de investigar en detalle cualquier insinuación sobre quien pueda estar violando la ley o que presente la posibilidad de ser un peligro.

No creo que la solución sea tener maestros armados. Considero que la función del maestro es enseñar y que la seguridad debe recaer sobre aquellos entrenados específicamente para ello. Igual que no puedo pedir a un policía que enseñe a mi hijo la gramática, no creo que sea aceptable esperar que el maestro tenga la responsabilidad de cuidador del orden ante un hecho brutal. Hemos visto el ejemplo de maestros que han dado sus vidas custodiando y ayudando a los niños, pero no quisiera poner sobre ellos esa responsabilidad.

Creo que sí se pueden revisar medidas de seguridad en las escuelas para dificultar cualquier otro incidente. Puertas con cerradura especial y guardias entrenados. Vidrios y ventanas con cristales antibalas que ofrezcan protección.

También creo que es momento de reconocer que puede haber quienes, con una enfermedad psicológica, puedan ser llevados a crímenes como los que hemos visto tantas veces. Cabe la pregunta; ¿Tenemos los recursos disponibles para tratar problemas de ese tipo antes de que se produzca un crimen? No lo sé, pero si los que saben estimas que la salud mental se puede mejorar, entonces se debe aprobar el presupuesto necesario para tomar acción.

Hay mucho tema que tratar, pero no podemos pretender ignorar el monstruo que se sienta entre nosotros.

Quevedo es periodista cubano. Para escribirle al columnista: marioquevedo1@aol.com

Comments