Centro Tampa - Noticias en Español | CentroTampa.com
sábado, 26 mayo, 2018
Opiniones

Operación Chavín de Huántar

Especial para CENTRO Tampa

22 de abril de 1997, el verano saliente aún se dejaba sentir en Lima. Tenía algunas semanas de haber llegado al Perú y mi vehemencia me había pasado la cuenta. El haber degustado lo mejor de nuestra gastronomía me dejó con algunas dolencias que tuve que terminar internada en una clínica en mi país. El chino, que por esos días trabajaba para la cadena CBS, había permanecido casi dos meses cubriendo una de las noticias más expectantes en aquella época.

La residencia del embajador japonés había sido tomada por el grupo armado terrorista Tupac Amaru. Los rehenes habían sido sorprendidos durante una recepción ante la osadía de estos rebeldes. Eran 14 los integrantes de este grupo sedicioso y 600 cautivos después liberaron una gran mayoría, quedándose solo 72 rehenes. Este grupo armado exigía la liberación de 458 miembros del MRTA que estaban condenados en cárceles peruanas.

La habitación de la clínica tenía un televisor que me permitía seguir todo este acontecimiento. Prácticamente se había convertido en una serie de varios capítulos. Días tras noches las cámaras de la televisión te llevaban las incidencias que eran transmitidas nacional e internacionalmente. Ya habían pasado cerca de unos 126 días cuando una carga explosiva retumbó a la entrada de la residencia del embajador japonés.

Había comenzado uno de los rescates mas espectaculares que la mente humana recuerde y nosotros éramos testigos, vía TV del final de esta historia. Prácticamente los dolores se me fueron inmediatamente, alrededor mío se encontraban mi hermano y algunas amigas que estaban de visita, a ellos se sumaron algunas enfermeras, que impresionadas, no dejaban de mirar la pantalla. Minutos después recibo la llamada de El chino, estaba organizando los reportajes de este suceso para salir en vivo, vía satélite para Estados Unidos.

- Chinita, ¿cómo estás?

Bien, ¿y tú?

-También, ¿estás viendo la televisión?

Si, terrible, ¿Cómo estás?

- Organizando toda la información. Este hotel es un caos, aquí están alojados muchos reporteros internacionales y otros nacionales que son contratados por empresas de medios que están llorando.

-¿Y eso, de alegría o temor?

Ni uno ni lo otro, están maldiciendo a Fujimori porque se les termina la buena plata que estaban ganando, incluidos muchos de los vecinos que alquilaban sus casas a precios exorbitantes por una buena ubicación para las cámaras de la televisión.

Esta situación había generado una sorprendente forma de vivir, cada uno, involucrado con esta historia, había sacado provecho. No muy lejos de allí, el presidente Alberto Fujimori se aprestaba a aparecer, en las escalinatas de un bus, junto a los rehenes rescatados. Una impresionante multitud a lo largo de una avenida daba vítores y ondeaban la bandera al paso del bus con los liberados. El rescate había sido un éxito, no solo se liberaron a 72 personas sino a todo un país cautivo de una estúpida ideología.

El resultado fue de un muerto por los rehenes, dos militares peruanos y todos los terroristas. Han pasado 21 años, Fujimori fue condenado, estuvo en prisión, ha sido indultado y aún lucha por su libertad ante otros cargos. Los militares que participaron en esta operación fueron llevados ante una corte nacional y organismos de derechos humanos por la muerte de los terroristas, muchos aún están peleando sus casos, mientras, entre gallos de medianoche, dictan libertad para terroristas condenados y que son de la alta cúpula senderista.

Hay una ingratitud y dejadez de las autoridades peruanas. Para todo lo malo, Fujimori a sido culpable durante su gobierno, y por lo bueno que hizo jamás se le reconoce. El Perú esta convulsionado por la corrupción, motivo más que suficiente para estar caminando por el borde del precipicio ante alguna aparición que nos lleve al chavismo o castrismo, solo el tiempo lo dirá…

Comments